Colaboraciones, Historias de Sommelier, para Saborear

Primeros pasos en la cata de vino

18/07/2018
Javier Campo Sommelier SoplosViajeros

Historias de sommelier » Cosas de vino.

por Javier Campo · Villa Retiro Group · Hostelería y Restauración.

Para hacer una cata como ejercicio de divertimento, no se precisa el ser un sumiller profesional. Unos amigos y unas botellas de vino pueden ser muy instructivo si tenemos en cuenta unas mínimas pautas que os contamos a continuación.

  1. Elige un grupo de amigos que les guste el mundo del vino.
  2. Un vino diferente por cada uno de los que participan en la cata. Mucha gente, muchos vinos. Menos gente, menos vinos (o dos – tres botellas por cada amigo). Esto es una buena fórmula para probar cosas diferentes y no gastar mucho dinero. Ponerse de acuerdo es interesante para no repetir una marca, que Murphy está siempre predispuesto a fastidiarnos la vida.
  3. El lugar donde se realizará la cata es importante. El que tenga el salón más grande y la mesa más grande se convierte en el perfecto anfitrión. Buena temperatura, sin olores y con buena luz.
  4. El material que se precisa no es mucho: un mantel blanco para todos o un DIN A3 por persona. Un sacacorchos. Una cubitera si hay que mantener la temperatura fría. Un jarro para sobrante (escupidera) u otra cubitera. Papel y boli para apuntar cosas. Agua para beber y limpiar la copa y picos de pan.
  5. Las copas son importantes. Una copa decente es importante. Nada de vasos ni copas de la cristalería que te regaló tu abuela cuando te casaste hace 17 años. Una buena copa no tiene por qué costarte mucho dinero, sin embargo es primordial para apreciar todo los matices del vino correctamente.
  6. Javier Campo Sommelier Soplos Viajeros

  7. Un conductor de cata. Para esto no hace falta carnet. En cada grupo de amigos tenemos un “tirao palante”. Lo mejor es que seas tú.
  8. Organizar el orden de los vinos que vamos a tomar. Una buena fórmula (que no la única) es empezar por blancos jóvenes, blancos con crianza, espumosos, rosados, tintos jóvenes, tintos con crianza y si hay vinos especiales como dulces, generosos, etc. dejarlos para el final. Repito. No tiene por qué ser así exactamente. Dependiendo del nivel de conocimiento, los vinos se colocan solos en su sitio.
  9. Coger la copa bien, por favor. Por el pie, por el tallo, pero nunca por el cáliz.
  10. La fase visual es la primera de las tres. Aquí lo que hacemos es mirar el color del vino. Si es brillante, cristalino, turbio, etc. Apunta en tu papel lo que creas. No lo pienses mucho. Lo divertido es que no es un examen. Si crees que se parece a algo, escríbelo.
  11. Javier Campo Sommelier SoplosViajeros

  12. La fase olfativa no hace falta explicarla mucho. Primero hueles el vino a copa parada. Luego giras la copa y hueles el vino tras darle movimiento. Cuidado no te lo tires encima o sobre tu vecino. Una buena manera es poner la copa sobre la mesa y poner la mano plana sobre el pie de la copa de tal manera que el tallo quede entre los cuatro dedos. Si aprietas hacia la mesa y haces el movimiento de girar (véase Karate Kid en la parte de Pulir Cera) el contenido no suele caerse. Venga. Ya le has dado vueltas y vuelves a oler. Apunta a que te recuerda. No tengas vergüenza de decirlo o de apuntarlo. Recuerda que es un juego de divertimento y no un examen. Además, estás entre amigos. No existe el ridículo.
  13. La fase gustativa es la tercera y última. Tenemos que probarlo. Se puede hacer de varias maneras. Recomiendo encarecidamente no tomárselo de un solo trago como si fueras Clint Eastwood en un Salón de Sundance. Sobre todo si tienes que probar muchos porque esta práctica perjudica bastante el estado de sobriedad.
  14. Volver a las fases olfativa y gustativa ya que el vino es dinámico. Es un elemento vivo y evoluciona en la copa con el tiempo y el oxígeno.
  15. La puesta en común de todos los resultados nos va a dar una visión del vino mucho más acertada del mismo. Pero siempre hay que tener en cuenta los parámetros base que son el “me gusta o no me gusta”.
  16. Utilizar un lenguaje cercano es más que suficiente para definir el vino. Cosas cotidianas. Un vino te puede recordar a fresa, a tabaco, a rosa, a piña… a cosas normales. Un vino puede recordarte a un Sugus (de los amarillos), a piruleta… a tienda de chucherías, a panadería por el recuerdo de las levaduras…en fin, a cosas identificables. Decir que te recuerda a “las enaguas recién almidonadas de una monja Ursulina” es bastante cursi e ineficiente, sobre todo teniendo en cuenta que no todos tienen a su alcance olfativo las intimidades de un convento.
  17. Ayudar a recoger todo antes de marcharse de casa del anfitrión que se queda todo hecho unos zorros y con la alegría del momento le dejamos todo el marrón.

Como veis, para hacer una cata entre amigos solo hace falta tener ganas y por supuesto, buen vino.

¡¡¡A vuestra salud!!!

Javier Campo (Sumiller) para Soplos Viajeros

You Might Also Like